Archive for 21 mayo 2009

tp nº2 El proceso de contaminación ambiental continúa en franco ascenso

mayo 21, 2009

El deterioro del ecosistema rural y urbano platense es una realidad ineludible. Organizaciones gubernamentales nacionales e internacionales previenen sobre el efecto de los elementos nocivos sobre la población.

La cuidad de las diagonales no es la excepción en materia de polución. Dada su proximidad geográfica con grandes compañías fabriles, la falta conciencia de sus habitantes y los muchos, pero estériles, proyectos de prevención impulsados por las autoridades locales, la pureza y la bondad de los recursos van desapareciendo. La especialista Leda Gianuzzi, integrante del área de toxicología de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP, precisó que un estudio realizado sobre el agua de pozos de zonas carenciadas de Gran La Plata, demuestran que existe un alto índice de contaminación ya que el 90 por ciento de las muestras tienen bacterias causantes de diarreas y gastroenteritis”. http://www.impulsobaires.com.ar/nota.php?id=59786

En notas anteriores se ha catalogado que la capital provincial es un “basurero”; para muestra basta un botón, el Arroyo del Gato. Según un relevamiento realizado por expertos de la Universidad Nacional de La Plata, los reiterados vuelcos cloacales, químicos y de desechos domiciliarios, dañaron el recurso hídrico “hasta perder la aptitud para cualquier uso”.

El estudio, que estuvo a cargo de la Unidad de Investigación, Desarrollo y Docencia en Gestión Ambiental (UIDDGA) de la casa de altos estudios estipularon que los nitratos triplican lo establecido como concentración límite (1 mg/l), como consecuencia del uso intensivo de fertilizantes en el cordón rural; el abundante nitrógeno confirma el exceso de materia orgánica en el agua.

Otro punto clave que demuestra la caducidad de los recursos es el que afirma que los canales del Puerto La Plata son parte de “un ecosistema destruido”. La Dirección de Hidráulica bonaerense corroboró la excesiva presencia de hidrocarburos. “Cuando se modifican factores como la tensión superficial, el pH y la temperatura, se pierde el equilibrio que permite la vida de los microorganismos y las algas, primer eslabón de la cadena del ecosistema. Los peces y las aves sufren el contacto directo con los cuerpos de agua o vegetación contaminada y pueden envenenarse por ingestión de las sustancias”.

La sigla “ph” marca el grado de acidez o alcalinidad. En una escala del 0 al 14, el punto neutro es 7. Según los estudios de Hidráulica, ese valor “tolerable” fue superado en varios sectores de los canales; en las inmediaciones del ex Club YPF el ph detectado fue de 12,1, superior incluso al del amoníaco -11,5-.
http://comunidad.libreopinion.com/modules/news/article.php?storyid=1379

Conjuntamente, el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero 2000, perteneciente a la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación remarcó que La Ciudad de La Plata es una de las mayores en destilar Dióxido de Carbono a través de los trasportes, ya que por año se descargan al ambiente 264.951 toneladas Este estudio expresa las emisiones nacionales de gases efecto invernadero (GEI) regulados por el Protocolo de Kyoto evaluados por sector (agricultura, energía, procesos industriales, residuos y cambios en el uso del suelo)

La Organización Mundial de la Salud, OMS, calculó que la tasa de muertes en ciudades que tienen una elevada contaminación era de un 15 a un 20% superior a la tasa registrada en ciudades más limpias. “La mitad de la población mundial vive ya en áreas urbanas, y se espera que la proporción aumente hasta dos tercios en 2030”. (Ver nota diario El Día)

Según técnicos ambientales de organizaciones mundiales, como la Oxfam Internacional, el numero de personas afectadas a causa de desastres climáticos, originados por la contaminación, “podría aumentar en un 50 por ciento para 2015, hasta alcanzar unos 375 millones de damnificados”.

De esta forma, diversas estadísticas y estudios de los recursos naturales confirman la peligrosidad de los efectos de la polución. Los peligros en la salud son innegables: afecciones digestivas, alto contenido de sustancias tóxicas en sangre, trastornos de la respiración, infecciones pulmonares e incluso cáncer son algunas de las consecuencias que acarrea la visión de entender a nuestro patio trasero, a nuestra ciudad, como un “basurero” donde cada individuo hace de la naturaleza un enorme tacho de basura.